Recepción de los Reyes Magos en el pabellón / A.M.

Los Reyes Magos recibieron a cientos de niños y niñas en el pabellón Felipe VI

Allí también estaban algunas de las asociaciones que participaban en el vestido y el violinista Lolo Alonso

Ana Magro
ANA MAGRO

El Ayuntamiento de Zafra finalmente anunciaba a mediodía de ayer miércoles 5 de enero la suspensión de la Cabalgata de Reyes prevista para esa misma tarde.

Las previsiones meteorológicas, que anunciaban lluvia a la misma hora en la que estaba prevista su salida, era el motivo por el que se cambió a marchas forzadas el formato de este evento que ya de por sí, este año tenía uno diferente al tradicional, sin carrozas pero con un desfile animado por el AMPA del colegio Germán Cid, Exteatro, Arfaz, Cruz Roja, la cofradía de la Humildad y Paciencia, Ángela Down, Samarkanda y el violinista Lolo Alonso.

El hecho de que tres de estos grupos se cayeran en el último momento debido a la aparición de casos covid entre sus miembros, vino a reforzar esta decisión, tal y como informó el alcalde de Zafra, José Carlos Contreras, que explicó que se optó hacer una recepción de los Reyes Magos en el Pabellón Felipe VI del recinto ferial, «un espacio con mucha cabida, de 4.500 metros cuadrados, donde no hay problema de contagios y con garantías de salud».

Y así se hizo. El pabellón estaba especialmente preparado para acoger a las cientos de personas que pasaron por este espacio, guardando su turno para poder entrar y ver a Sus Majestades los Reyes Magos, que estuvieron allí durante toda la tarde junto con algunos de los grupos que iban a participar en el desfile y con la música del violinista Lolo Alonso.

«Es para los más pequeños de las casas por los que hacemos estas actividades, y ellos están aquí presentes y salen con una cara de felicidad tremenda, y eso es lo que queremos y por lo que trabajamos, que los niños tengan esa ilusión y disfruten del día de hoy de forma especial y con seguridad», dijo el alcalde, que asegura que cuando se tomó la decisión de cambiar la cabalgata por esta recepción «no sabíamos la respuesta que iba a tener la ciudadanía», pero finalmente fueron muchos los que se quedaron en Zafra y que guardaron pacientemente su turno en la cola para entrar en el pabellón y disfrutar de la tarde-noche de Reyes.