El radar ya está instalado en la travesía, aunque aún está fuera de servicio / A.M.

El radar fijo de la travesía de la N-432 está a la espera de la autorización de Fomento para comenzar a funcionar

Por este tramo, el único que atraviesa un casco urbano, pasan a diario 13.000 vehículos, de los que 1.200 son pesados

REDACCIÓN

Los conductores pacenses que ya hayan pasado este verano unos días en remojo en Cádiz, Málaga, Granada o Almería e incluso los que para ir a La Antilla prefieren llegar a Sevilla para evitar las curvas de la carretera de Jerez de los Caballeros, se han encontrado con un nuevo radar en su camino.

Está en Zafra, en el tramo urbano de la N-432 (la carretera que une Badajoz-Granada), que es paso obligado para enlazar con las carreteras de Córdoba y Sevilla para desde ahí llegar al litoral andaluz.

El dispositivo se lo entregó la Diputación de Badajoz en febrero, en el segundo paquete de radares fijos y móviles con el que, a través del Organismo Autónomo de Recaudación (OAR), la institución provincial está dotando a los pueblos que lo solicitan.

El radar todavía no multa, ya que aún no ha empezado a funcionar. Al ser una travesía, el Ayuntamiento de Zafra necesita el permiso del Ministerio de Fomento para empezar a fotografiar las matrículas de los vehículos infractores. «Estamos tramitando las peticiones para ponerlo en marcha, pero no sabemos cuándo nos van a autorizar. En cuanto tengamos el permiso, empezará a funcionar», confirma el alcalde de Zafra, José Carlos Contreras.

El dispositivo está colocado precisamente en sentido Sevilla, justo en el tramo recto antes de la rotonda del toro y enfrente de la estación de autobuses y del recinto de la Feria Internacional Ganadera. La travesía es la vía que más tráfico soporta de todo el municipio pacense con diferencia con una media, detalla su alcalde, de 13.000 vehículos diarios, de los que 1.200 son pesados.

A 50 km/hora

El volumen de tráfico es uno de los motivos que han llevado al Ayuntamiento a elegir esta ubicación. El otro, la necesidad de mejorar la seguridad en una vía limitada a 50 kilómetros por hora que muchos conductores no respetan y que ha registrado varios accidentes.

De hecho, esa travesía se modificó hace unos años para mejorar la seguridad y la agilidad del tráfico sustituyendo los semáforos por rotondas, pero aun así es frecuente que los vehículos circulen a más velocidad de la permitida. «No lo hemos puesto ahí para recaudar más, sino para mejorar la seguridad vial», aclara Contreras.

No obstante, las sanciones que impondrá el radar cuando entre en funcionamiento irán de los 100 a los 600 euros y conllevará además la pérdida de hasta seis puntos del carnet, según los datos que ofrece la propia Dirección General de Tráfico (DGT).

Entre Badajoz y Sevilla, el único tramo que discurre por el casco urbano es precisamente el de Zafra, una vez que se hicieron las variantes de La Albuera y Santa Marta de los Barros. La de Zafra, la adjudicó el Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana en el mes de febrero por 23,3 millones de euros.

Esperando la variante

La variante discurrirá por los términos municipales de Zafra, Los Santos de Maimona y Puebla de Sancho Pérez, tendrá una longitud de 8 kilómetros y tardará en ejecutarse dos años.

La variante captará el tráfico de largo y medio recorrido, acortando los tiempos de tránsito respecto a la travesía, para los conductores que vengan desde Badajoz. Será la alternativa hasta que se construya la futura autovía Badajoz-Córdoba-Granada, que convertirá la actual N-432 en la A-81.