El museo de la Medicina estrena como pieza del mes un electroimán oftalmológico de los 40

En la galería superior del museo /i.c
En la galería superior del museo / i.c

Se usaba para la extracción de metal en los ojos, principalmente en trabajadores de las fábricas

Irina Cortés
IRINA CORTÉS

El Museo de la Medicina de Zafra estrena una nueva pieza del mes para dinamizar su muestra y atraer a los visitantes.

En este mes de febrero dicha pieza es un electroimán oftalmológico fabricado entre los años 40 o 50.

El aparato, de 1,46 metros de altura, fue presentado por el director del museo, Tomás Cabacas y el apoyo del alcalde de la ciudad, José Carlos Contreras y la concejala de Turismo, Rosa Monreal, además de la presencia de dos guías voluntarios del museo.

El electroimán médico oftalmológico es un aparato médico que se utiliza en oftalmología para la extracción de cuerpos metálicos del ojo humano, normalmente por accidente laboral de un trabajador que manipula metales.

Los antecedentes de la utilización de los electroimanes médicos son atribuidos a Nikolaus Meyer en 1842. Julius Hirschberg en 1879 emplea por primera vez el electroimán para la extracción de cuerpos extraños intraoculares metálicos imantables.

Existen diferentes modelos fabricados, en España Ulloa Óptico, a comienzos del siglo XX, construye un electroimán y lo comercializa en el país.

Actualmente también existen electroimanes que se aplican en oftalmología, pero su sistema es mucho mas reducido y los terminales que se aplican en el ojo son muy pequeños y finos, terminados en punta roma. Algunos se pueden introducir mediante una pequeña incisión dentro del ojo para acercarse más al cuerpo extraño intraocular.

Este ejemplar del museo fue donado por José María Pagán y pertenecía al Hospital San Sebastián de Badajoz donde estuvo en funcionamiento en el Servicio de Oftalmología.

Su conservación es óptima por lo que actualmente funciona enchufándolo a corrientes de 125 voltios.

Además de presentar la pieza médica, se aprovechó la ocasión para anunciar que en estos momentos existe un grupo de guías voluntarios formado por 10 personas que realizan visitas guiadas todos los días a las 17.30h.

José María y María José son dos de estos guías que se mostraron satisfechos por participar y mostrar un museo único a grupos e individuos, tanto turistas como profesionales.

El alcalde de Zafra, agradeció a los voluntarios y al director su labor y explicó que el museo se está dinamizando para que sea reconocido, además, explicó que recibirá a los guías para mostrarle su agradecimiento en persona.

Cualquier persona puede ser guía con el compromiso de reservar algo de su tiempo y recibir formación especializada, para ello debe dejar sus datos en el museo.

Además se realizan visitas concertadas con grupos de profesionales socio- sanitarios o escolares.