En la Plaza de España

Cientos de ciudadanos asisten la concentración organizada por Zafra Violeta para apoyar a María y su familia

Un momento de la concentración /A. Magro
Un momento de la concentración / A. Magro

La propia víctima cerró el acto agradeciendo a todos el que estuvieras allí con ella, apoyándola «en estos momentos tan duros que estoy atravesando»

Ana Magro
ANA MAGRO

Casi 1.000 personas, según la organización, han asistido a la concentración que había organizado esta misma noche del jueves, 12 de setiembre, en la Plaza de España Zafra Violeta con el objetivo de condenar y mostrar la repulsa «por el intento de violación –decía en la convocatoria- hacia una mujer por parte de un hombre de Zafra».

El apoyo a la víctima, María, que estuvo presente en el acto, así como su valentía, su fuerza y capacidad de reacción ante este ataque, han sido más que reconocidas y valoradas tanto por los intervinientes como por las personas que allí se congregaron y que la abrazaron con calurosos abrazos.

Marisa Lozano, de Zafra Violeta, fue la encargada de abrir este sencillo, pero emotivo acto. Se ha querido insistir desde este colectivo que seguirán apoyando a la víctima y a su familia, «denunciamos al agresor, lo repudiamos, como seguro que está haciendo su propia familia, y no nos gustaría que su familia sufrieran también violencia, apoyamos a María, a su familia, a todas las mujeres y también a la familia del agresor», dijo Lozano.

Representantes de Zafra Violeta, y la Mancomunidad
Representantes de Zafra Violeta, y la Mancomunidad / A.M.

También participó en el acto Eva Arenales, gerente de la Mancomunidad Rio Bodión, que leyó un manifiesto en el que se indicaba que como institución pública «es nuestro deber no solo rechazar todas las violencias, sino también trabajar todos los días del año por su erradicación… Las instituciones han de ser el instrumento para la defensa de los derechos de las mujeres y las niñas, un medio para conseguir la igualdad real y para trabajar por una sociedad libre de violencias», se indicaba en el comunicado.

Por su parte, en representación de la Oficina de Igualdad de la Mancomunidad, Maryfé Carrasco quiso destacar que este tipo de actos, en este caso para apoyar a María y su entorno, contribuyen «a la difusión, a la sensibilización social y a crear un imaginario de rechazo colectivo frente a ésta y todo tipo de violencias». Entre sus reivindicaciones, exigieron un aumento y mejora de los recursos en este sentido, que la violencia sexual «sea considerada dentro de la legislación española como violencia de género» y centrar la mirada y la responsabilidad en quien ejerce la violencia, «señalar siempre a los agresores y no dejar ni una agresión sin respuesta». Maryfé Carrasco terminó la intervención refiriéndose a María como «ejemplo de empoderamiento del que debemos aprender».

Fue la propia María quien quiso cerrar el acto no sin antes recibir un largo aplauso de todos los asistentes, «gracias a todos por estar aquí conmigo y apoyarme en estos momentos tan duros que estoy atravesando», dijo.

Para su hermano, que también quiso participar, este hecho no ha sido una agresión «ha sido un intento de violación, mi hermana no es más ni menos que cualquiera de vosotras y si ella ha conseguido y ha sido capaz de luchar contra un monstruo, cualquiera de vosotras podéis hacerlo, no tengáis miedo si os pasa algo así y si podéis hacerle frente siempre estará bien», finalizó.