Pedro Antonio Solano en su clínica / Cedida

La realidad virtual se impone en los tratamientos de rehabilitación psicológica y terapias cognitivas

El joven emprendedor Pedro Antonio Solano se lanza en Zafra a esta aventura en la que aplica esta tecnología que juega un papel fundamental al abrir un mundo de nuevas posibilidades en este campo

Redacción HOY Zafra
REDACCIÓN HOY ZAFRA

La pandemia por coronavirus no ha frenado la ilusión de algunos jóvenes emprendedores locales. Es el caso Pedro Antonio Solano, que hace un mes se lanzaba a abrir en Zafra su centro terapéutico, 'CogniVita', de psicología sanitaria, rehabilitación, terapia ocupacional y neuropsicología para dar respuesta a la demanda de servicios sanitarios especializados con tecnología aplicada.

Tras realizar sus estudios en Cáceres y posteriormente en Granada, Pedro comenzó a explorar diversos ámbitos de aplicación en su profesión. Coincidiendo con la crisis de refugiados de mediados de 2015 en Europa, decidió profundizar y formarse como experto en intervención psicosocial de crisis, emergencias y catástrofes en Madrid, donde se especializó en tratar a víctimas de violencia de género y muertes traumáticas.

En 2019 finalizó el Máster en Psicología General Sanitaria y a día de hoy, además de su proyecto 'CogniVita', colabora en tareas de voluntariado de atención psicológica relacionadas con el virus de la Covid-19.

Su proyecto de Realidad Virtual Inmersiva

La tecnología, tan presente en nuestras vidas, también es aplicada por este joven profesional en el área de la psicología y la terapia ocupacional.

En este contexto surge CogniVita, que cuenta para realizar sus terapias con un set de Realidad Virtual Inmersiva (RVI), compuesto de dos mandos autónomos (uno para cada mano) conectados al núcleo del programa, unas gafas de realidad virtual con auriculares integrados y un par de cámaras receptoras con sensores de movimiento, que captan en un área de unos 9 metros cuadrados toda la interacción del paciente con el fin de desarrollar la terapia o actividad prescrita.

Un paciente durante la terapia con el set de realidad virutal / Cedida

Este nuevo servicio, altamente especializado, pretende acercar a la zona sur de Extremadura una tecnología puntera y emergente en el sector terapéutico, y que los vecinos no tengan que desplazarse fuera para recibir estos tratamientos, que van desde la rehabilitación neuropsicológica en Daño Cerebral Adquirido (DCA), a la estimulación cognitiva para mayores, hasta el tratamiento de fobias es el amplio espectro que cubren estos nuevos servicios. Uno de los ejemplos donde se pueden comprobar la aplicación de estos avances, tal y como explica Pedro, es en una persona que ha sufrido un ictus, padezca alguna enfermedad neurodegenerativa como demencia o párkinson u otro daño neurológico. «Esta herramienta es el futuro hecho presente en la rehabilitación», afirma Pedro

Para este joven emprendedor la tecnología juega aquí un «papel fundamental» que abre un mundo de nuevas posibilidades o amplifica las que ya existían. «Aprovechando los grandes avances que se están haciendo en la ciencia y gracias a la experiencia que me ha dado el haberme desarrollado profesionalmente en Madrid y Granada, he creído oportuno dar a conocer este servicio a través de mi nueva clínica y facilitar la llegada de estos medios a mi localidad natal», explica Pedro Antonio, para quien estos nuevos tratamientos representan «una nueva ola de esperanza para el bienestar mental y social de las personas de nuestra comunidad».