Desde marzo

Ostalinda Suárez es la nueva directora de la Escuela Municipal de Música

Ostalinda durante una entrevista en Radio emisur /A. Magro
Ostalinda durante una entrevista en Radio emisur / A. Magro

Ante este nuevo cargo, que se viene a sumar a su trabajo como docente en la escuela, asegura que siente una «gran responsabilidad», es conocedora de la complejidad que conlleva, pero se enfrenta a él «con gran ilusión»

Ana Magro
ANA MAGRO

Ostalinda Suárez es licenciada en Música, siendo su especialidad la flauta travesera. Ejerce como profesora en la Escuela Municipal de Música y desde el pasado mes de marzo también es su directora. Asegura que ha vivido la música desde siempre: «En mi familia vivimos la música desde que nacemos gracias a mi padre, él ha sido todo un ejemplo para nosotros, nos ha animado a vivir de los que nos apasiona, la música», dice Ostalinda.

Y es que ha sido precisamente su padre, Paco Suárez, quien además de transmitirle esa pasión por la música, le ha dado el relevo en la dirección de la Escuela de Música, un centro muy especial para Ostalinda: «desde pequeña he estado ligada a ella, me he criado y crecido en esta escuela, me he formado y he trabajado ahí, la siento como mía», asegura.

El gran ambiente musical que se vive en su casa, hizo que Ostalinda comenzara a tener contacto con la música desde los tres o cuatro años. Se formó en la Escuela de Música de Zafra, para luego continuar con la carrera en conservatorios de Mérida y Badajoz. Ha trabajado en varias escuelas de música, hasta que consiguió una plaza en la de Zafra, de la que ahora es la directora tras la jubilación de su anterior director y aprobar el concurso oposición para este puesto.

Ante este nuevo cargo, que se viene a sumar a su trabajo como docente en la escuela, asegura que siente una «gran responsabilidad», y es conocedora de la complejidad que conlleva, pero se enfrenta a él «con gran ilusión».

Dice Ostalinda que la escuela está «muy viva, totalmente asentada y funciona muy bien», con lo que su gestión estará basada en «mantener ese hilo pero innovando». En este sentido, como directora se plantea muchos objetivos, entre ellos, y ante la lista de espera con la que cuenta la escuela, cree necesario estudiar detenidamente la situación, «hacer un sondeo de la demanda que hay y junto con el Ayuntamiento ver las posibilidades que tenemos de agrandar la escuela, pero es algo que hay que estudiar». Otros de los objetivos que se plantea es innovar en metodología para estar al día, cambiar estrategias y formación.

Una de las actividades más próximas a las que se enfrenta como nueva directora son los Conciertos de Primavera que ofrecen los alumnos de las distintas aulas de la escuela en diferentes espacios y patios de la ciudad. «El objetivo de esta iniciática es dar a conocer lo que los alumnos han aprendido durante el curso, al mismo tiempo que se enfrentan al escenario y al público», algo que también considera fundamental la Ostalinda Suárez en la vida de un músico: «Me gustaría conseguir que las agrupaciones que hay en la escuela salgan a la calle, que toquen, que ofrezcan conciertos, que haya intercambios con toros alumnos, en definitiva es lo que tiene la música, el movimiento, es escenario también hace al músico».