Algunos de los alumnos que han escrito las cartas / Cedida

Los alumnos de 6º del colegio Juan XXIII envían cartas llenas de ternura y cariño a los mayores de la residencia José González Barrero

Sus tres tutores han coordinado esta iniciativa que ha emocionado a los alumnos y sus profesores, a los residentes y a los profesionales del centro

Ana Magro
ANA MAGRO

Hace mucho tiempo que, debido a la pandemia de coronavirus, a los mayores de la residencia 'José González Barrero' no se les ve paseando por sus alrededores ni por la plaza colindante. Sus vecinos, los alumnos y maestros del colegio Juan XXIII, no han sido ajenos a esta circunstancia y han querido tener un gran detalle con ellos.

Los alumnos de sexto de este colegio les han hecho uno de esos regalos que cuestan muy poco, pero que dejan una gran carga de felicidad.

Sus tres tutores –Silverio Olmedo Alonso, Verónica Gayango Mena y Ángel Manuel Correa Cabezas- han coordinado esta bonita iniciativa que sin duda ha hecho las delicias de esos mayores: cada uno de estos alumnos ha escrito una carta de su puño y letra, personalizada a un residente. Para ello también han contado con la colaboración de los trabajadores de la residencia, que celebraron esta bonita acción y les facilitaron un listado.

entrega de las cartas a la residencia / Cedida

«Nosotros hemos padecido la pandemia, pero a pesar de las limitaciones podemos salir, venimos al colegio cada día... Los mayores de la residencia llevan 9 meses sin salir, sin besos ni abrazos, echando de menos a sus familias. Partiendo de esta premisa hicimos pensar a los alumnos qué les dirían», explica Silverio, unos de los maestros que ha puesto en marcha esta idea.

El pasado viernes 18 de diciembre 50 cartas personalizadas, escritas por este grupo de alumnos del Juan XXIII y totalmente desinfectadas, fueron entregadas al personal de la residencia de mayores, que además, para mayor seguridad, las puso en cuarentena antes del reparto a cada uno de los mayores.

La sorpresa fue mayúscula para los residentes que recibieron emocionados una carta escrita desde el corazón, una misiva que guarda los mejores sentimientos de unos escolares que, sin conocerlos, han sacado todo lo que tenían dentro, se han puesto en su lugar, se han interesado por ellos y les han dado esos ánimos que tanto se necesitan en estos momentos tan duros. «Desde la residencia nos han contado que estuvieron todo el día con las cartas, leyéndolas, enseñándolas, no se separaban de ellas ni siquiera a la hora de comer. Ha sido una reacción emocionante en estos tiempos tan complicados, hemos llorado todos», asegura Silverio.

Los mayores emocionados con sus cartas / Cedida

Este gesto también tuvo su recompensa por parte de los mayores. Y es que desde la residencia les hicieron llegar vídeos en los que expresaban realmente emocionados y de corazón su agradecimiento, y todos pudieron ver los sentimientos que esta bonita iniciativa había despertado en sus vecinos. También los familiares al enterarse de este gesto, no han dudado en agradecer el calor que le han brindado.

Tal ha sido la aceptación, que desde la emisora de radio del colegio Juan XXIII van a iniciar una serie con la participación de los mayores residentes que quieran contar sus historias, experiencias o cuentos.

Esto parece ser el comienzo de una bonita amistad entre dos generaciones, tan alejadas en el tiempo y tan cercanas en el espacio, que han vivido de forma diferente esta pandemia sanitaria que a todos nos ha colocado en situaciones tan dispares en las que a veces no nos paramos a pensar. Éste ya no es el caso de estos jóvenes alumnos.