Borrar
Una de las estampas del Belén Viviente D. A.

Más de un centenar de figurantes formaron el Belén Viviente de la Comunidad Parroquial

Es la segunda vez que se realiza esta actividad y se ha ampliado la representación de los distintos pasajes y otros detalles

David Apolo García

Miércoles, 20 de diciembre 2023

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La Comunidad Parroquial de Zafra ha vuelto por segundo año consecutivo a organizar un Belén Viviente en el que han participado más de un centenar de niños y niñas de los diversos grupos de Iniciación y Comunión, junto con sus catequistas y familias. Se ha desarrollado en la Caseta Municipal del Recinto Ferial.

El belén ha estado formado por diversas estampas típicas, como el nacimiento, la carpintería, la alfarería, la panadería o el castillo de Herodes, contando como novedad este año la ampliación de otros pasajes representados, como la huida a Egipto o la visitación, incluyendo detalles realistas como un bebé y animales de verdad, formando así una bonita recreación que ha visitado numeroso público.

Los niños y niñas vestidos de pastores, castañeras, pescadores, panaderos o carpinteros, se han mostrado ilusionados, contentos y metidos completamente en las tareas que tenían que realizar, como lavar y tender la ropa, pescar, moldear o elaborar pan, entre otros: «Nos encanta disfrazarnos y con esta actividad aprendemos la historia de Jesús», han contado con alegría los jóvenes.

Dos de las organizadoras, Brígida Hernández y Pilar Sáez, han explicado que esta iniciativa se ha desarrollado para crear una unión entre los pequeños y también llevarles la ilusión de la Navidad: «Compartimos nuestra ilusión con ellos y a la vez aprenden los valores de la amistad, el ser buenas personas, el compartir y ser solidarios», han resaltado, añadiendo que todos se han implicado desde el minuto uno.

Por su parte, el párroco José Ángel Losada ha destacado que esta actividad «es la mejor catequesis de la Navidad porque estas vivencias de niños después se quedan absolutamente grabadas en el corazón». También ha apuntado que estas fiestas navideñas «tendrían que ser toda una auténtica experiencia del amor tan grande de Dios que nos lleve a tener mejores sentimientos, al amor, a poner paz y a cuidarnos de todo lo bueno que hay en nosotros».

Durante el evento también se han servido cafés, dulces y chuches a beneficio de la Pastoral Juvenil.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios